Invitación IX Congreso 2017

PSICOANÁLISIS  UN  MUNDO  EN  TRANSFORMACIÓN

 TEORÍA, CLÍNICA Y CULTURA

“El hombre no se relaciona con el mundo como un sujeto con el objeto, como el ojo con el cuadro, ni tampoco como un actor en el escenario de un palco. El hombre y el mundo están conectados como el caracol y su concha: el mundo hace parte del hombre, él es su dimensión y, a medida que el mundo cambia, también  la existencia (in-der-welt-sein) cambia”. (Kundera, 2009 p. 40)

 Espanhol_webfrontal

Pensar el papel del psicoanálisis en un mundo en constante transformación con sus particularidades, sus posibilidades y sus límites, tanto con respecto a la patología como a la salud, en lo que pertenece al individual y al colectivo, son desafíos dignos de un congreso del porte del que FLAPPSIP se propone realizar en su IX edición.

Si el mundo en que vivimos es marcado por la tecnología que avanza vertiginosamente, por la virtualidad que pasa a ser una tercera realidad, donde lo que es moderno se vuelve ultrapasado en un guiñar de ojos, cuando el hombre vale por lo que aparenta, la sociedad es líquida y el narcisismo impera en la cultura, ¿cómo comprender las exigencias impuestas al psiquismo en estos nuevos tiempos?

Se hace necesario reflexionar sobre el proceso de subjetivación en esta época de cambios que afectan no solamente el campo del conocimiento y la tecnología, pero que afectan también el comportamiento, los valores, los conceptos éticos y morales y la familia, que nos enfrentan con la multiplicidad de géneros, con la parentalidad homosexual, con los distintos recursos que el congelamiento de óvulos  y la fertilización in-vitro permiten, entre otros tantos recursos que también son incógnitas de futuro. Cuestiones que implican en un desconocido a ser pensado.

Podemos vislumbrar la existencia de nuevas formas de subjetivación que huyen de la lógica del recalque y de la neurosis, que circulan por la especularidad, que carecen de interdicto y de capacidad simbólica, donde alienación, apatía y angustia son marcas comunes. Por otro lado tenemos reacciones en lugar de pensamiento, las compulsiones y adicciones proliferando, las enfermedades psicosomáticas, el falso ocupando el lugar del verdadero, el vacío en el lugar del deseo.

El proceso de globalización que encurta tiempo y espacio, con la comunicación en tiempo casi real, permite que sepamos, en el momento del acontecimiento, lo que ocurre en el mundo, nos conecta de forma casi absoluta con la fragilidad de la soberanía de las naciones, con el terrorismo, con la crisis ética institucional, con la fragilidad del Estado, con la corrupción sin límites, con la violencia en todos los niveles, con el aumento de la criminalidad, con un exceso de sexualidad abusiva y perversa.

Hay un apelo por el saber del otro, de lo que pasa afuera, mayor que el deseo por un saber sobre nosotros mismos. La reflexión da paso a la acción, el conocimiento ocupa el lugar del sentimiento, la paciencia es obsoleta frente a la inmediatez, a la urgencia, a la intolerancia a la frustración, a la necesidad de soluciones y resultados rápidos.

¿Cómo el psicoanálisis se coloca en este tiempo y en esta época?

¿Estará el psicoanálisis en el contramano de este mundo nuevo en constante transformación?

El psicoanálisis no promete felicidad a cualquier precio, ni garantiza resultados. Exige pensar, aplazar la acción, clama por el sueño y pide tiempo.

Para asegurar una transformación necesita tiempo para investigar mientras trata.

¿Cómo pensar el psicoanálisis en este contexto tan propicio al cognitivo y comportamental?

Necesitamos contextualizar las transformaciones ocurridas en el seno del propio psicoanálisis, con sus avances teórico-técnicos, las resultantes ampliaciones y las necesarias adaptaciones, y pensar en la flexibilización como una palabra de orden para enfrentar los nuevos tiempos.

Hay mucho a considerar sobre el psicoanálisis y su poder transformador de la subjetividad humana.

Freud, al criar el psicoanálisis, propone una lectura de la subjetividad, una interpretación posible sobre el sufrimiento humano, un modelo de pensamiento que permite comprender el hombre en su contexto histórico y antropológico, desde la era victoriana hasta el sujeto de la posmodernidad.

Las teorías psicoanalíticas y las experiencias adquiridas en la práctica clínica permiten importantes aportes sobre cuestiones complejas, diría que casi siniestras, que circulan en la sociedad contemporánea  como el retorno del co-lecho, la relativización del incesto, la tendencia a depreciar el Complejo de Edipo, la subjetivación a partir de las identificaciones, la relativización genética de género para citar algunos.

El psicoanálisis tiene mucho a decir sobre los males que afectan el mundo en general y la América Latina en particular como la perversidad, el totalitarismo, el genocidio, el feminicidio, el abuso, la discriminación, la opresión de las minorías y la indiferencia.

El  IX Congreso de FLAPPSIP – psicoanálisis un mundo en transformación – tendrá la oportunidad de contar con distintos pensamientos, una multiplicidad de abordajes, una pluralidad teórica y la posibilidad de contemplar la diversidad, respetando las diferencias. El intercambio científico y de experiencia permitirá una comprensión de nuestras idiosincrasias y el encuentro de nuestras similitudes, resultado de nuestro patrimonio y herencia cultural comunes.

Porto Alegre/2017 los espera con esta propuesta y otras tantas que vendrán.

Diretiva FLAPPSIP 2015-2017

Denise Martinez Souza – Presidente – CEPdePA – Brasil

Viviane de Freitas Souto – Secretária Geral – CEPdePA – Brasil

Adriana May Mendonça – Tesoureira – CEPdePA – Brasil

Doris Cwaigenbaum – Secretária Científica – AUDEPP – Uruguai

Juana Luisa Lloret – Vogal – CPPL – Perú